Delitos contra la propiedad (parte I): HURTO y ROBO

¿por qué el Ordenamiento Jurídico español protege la PROPIEDAD PRIVADA? Y dando un “paso atrás” ¿QUÉ ES LA PROPIEDAD?

Como cada semana, G. Varela Abogados acude a los estudios de la radio, para hacer el mundo del Derecho accesible al ciudadano.

 Según el Diccionario de la Lengua Española, existen diversas acepciones para el término “PROPIEDAD”. Desde la “propiedad horizontal”, típica de las Comunidades de Propietarios, pasando por la “nuda propiedad, que es aquélla en la que se carece del uso y disfrute del bien (por ejemplo un piso heredado en el que vive la viuda), hasta el concepto “genérico” del término propiedad. El propio Diccionario de la Lengua Española define la palabra “PROPIEDAD” como el “Derecho o facultad de poseer alguien algo y poder disponer de ello dentro de los límites legales.”

Vemos, por tanto, que existen tres características principales que definen la propiedad tal y como la conocemos en España o, si se quiere, en los sistemas de derecho occidentales.

 Evidentemente, en Cuba, Corea del Norte o China, el concepto que se pueda tener de la palabra propiedad difiere sensiblemente de lo que aquí sentimos, pensamos y percibimos al leerla o escucharla.

Como decíamos, tres son las notas definitorias:

1.- En primer lugar, que se trata de un DERECHO O FACULTAD. Sabido es que todo derecho comporta obligaciones y / o prohibiciones para un tercero. Por ejemplo, en el caso del derecho a la vida, comporta la prohibición a terceros de cercenarlo a través del homicidio o el asesinato; en el caso del derecho a la libertad, supone la proscripción de la detención ilegal o el secuestro; en el caso del derecho a la intimidad, conlleva la inviolabilidad del domicilio o la prohibición para intervenir comunicaciones. Y así todos y cada uno de los derechos que nos hemos dado los ciudadanos a través del ordenamiento jurídico vigente.

Veremos a continuación cómo la Ley protege el Derecho a la propiedad.

2.- Como segunda nota definitoria, nos encontramos con que dicho derecho se articula como POSESIÓN O DISPOSICIÓN DE ALGO, ya sea para usarlo, para enajenarlo, para arrendarlo o simplemente para poseerlo, sin que dicha posesión o disposición pueda ser, como veíamos anteriormente, violentada por terceros.

3.- Finalmente, vemos cómo aparece la nota de la LIMITACIÓN LEGAL o la “función social del derecho de propiedad”.

Para poder entender esta limitación, habremos de acudir al contenido del artículo 33 de la Constitución Española, enclavado dentro de “los derechos y deberes de los ciudadanos”.

1. Se reconoce el derecho a la propiedad privada y a la herencia.

3. Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

¿y cómo se traduce la causa justificada de utilidad pública o interés social? A través de la EXPROPIACIÓN.

Fuera de esos límites legales al derecho de propiedad, cualquier atentado contra el mismo se convierte en ilícito.

Y, como siempre, habremos de acudir al contenido de los diversos artículos existentes en el CÓDIGO PENAL para conocer qué comportamientos son los que el texto legal prevé como penalmente reprochables, así como cuáles son las penas previstas:

Pasemos a ello:

PARA ESCUCHAR LA INTERVENCIÓN RADIOFÓNICA, PULSAD AQUÍ

RADIO

– HURTO.- El artículo 234 del Código Penal define hurto como tomar cosas muebles ajenas sin la voluntad de su dueño”.

Para la consideración de tal comportamiento como delito y no como falta será necesario que la cosa mueble tomada supere un valor de tasación de 401 euros. De lo contrario, hablaríamos de falta de hurto (pequeños hurtos en comercios), prevista en el artículo 623 del Código Penal.

El castigo previsto para el DELITO DE HURTO es la pena de prisión de seis a dieciocho meses.

Asimismo, el propio artículo 234 del Código Penal prevé los casos de REITERACIÓN DELICTIVA. Así, la comisión de tres o más faltas en el plazo de un año será considerada igualmente como delito. Con ello, el legislador pretende evitar la impunidad de los profesionales del hurto.

Existe una MODALIDAD AGRAVADA del delito de hurto, configurada por distintos supuestos, por medio de la cual la pena de prisión puede llegar hasta los tres años, lo que supondría, aún sin antecedentes penales, la entrada en un centro penitenciario para cumplimiento. Estos supuestos son:

– La sustracción de cosas de valor artístico, histórico, cultural o científico.

– La sustracción de cosas de primera necesidad, siempre que provoque desabastecimiento.

– Cuando ponga a la víctima o a su familia en grave situación económica o el hurto se haya cometido abusando de las circunstancias personales de la víctima (ciegos, discapacitados, etc).

– Cuando se utilice a menores de catorce años para la perpetración del delito.

Por último, existe una modalidad un tanto extraña o atenuada, cuya pena es la de multa de 3 a 12 meses, que se da cuando el propietario de una cosa mueble sustrae la misma a quien la tiene legítimamente en su poder.

– ROBO.- El Código Penal, en su artículo 237, prevé dos modalidades para el delito de robo (sea cual sea la cuantía de lo tomado). Nos dice:

Son reos del delito de robo los que, con ánimo de lucro, se apoderaren de las cosas muebles ajenas empleando fuerza en las cosas para acceder al lugar donde éstas se encuentran o violencia o intimidación en las personas.

1.- En un primer lugar, el artículo 238, determina que cometen el DELITO DE ROBO CON FUERZA EN LAS COSAS y serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años, los que ejecuten el hecho cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

– Escalamiento.

– Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.

– Fractura de armarios u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, forzamiento de cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido.

– El uso de llaves falsas.

– La inutilización de sistemas específicos de alarma.

A modo de curiosidad, el Código Penal determina que son llaves falsas, tanto las ganzúas o instrumentos análogos, como las llaves legítimas perdidas por el propietario u obtenidas de modo ilegítimo.

2.- En segundo lugar, el texto legal afronta la comisión del ROBO CON VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN, modalidad agravada respecto de la anterior, con una pena prevista de dos a cinco años de prisión.

Aun sin existir violencia o intimidación, el Código Penal establece que la misma pena de prisión se impondrá en supuestos de robo en casa habitada o en edificios o locales abiertos al público, incluso aunque la vivienda se encuentre vacía en ese momento.

Vemos, en este caso, cómo el derecho a la propiedad se encuentra especialmente reforzado por el derecho a la intimidad.

Asimismo, el Código Penal, atendiendo a la gravedad del comportamiento delictivo, ordena castigar, además del robo, los actos de violencia física y su resultado (falta o delito de lesiones).

Por último, el texto legal ordena imponer las penas en su mitad superior, esto es, desde tres años y seis meses hasta cinco años, para el supuesto de que para la comisión del robo o la huida se utilicen armas, aunque sea para intimidad.

A modo de curiosidad, la Jurisprudencia ha llegado a entender el propio cuerpo humano como arma, en el caso de especialistas en artes marciales o de otros deportes de lucha o contacto.

Como siempre, nos ponemos a su disposición, con los mejores profesionales, para aclarar cualquier duda al respecto, solicitando cita en nuestro Despacho o a través de los siguientes medios:

correo electrónico info@gvarelaabogados.com

página web www.gvarelaabogados.com

teléfono 609 636 894

Síguenos en Twitter (@GVarelaAbogados ) y en Facebook (G. Varela Abogados)

José Miguel Serrano Gutiérrez

ICAM 77.796

robo y hurto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *