El delito de estafa, mitos y realidades

El desarrollo de la sociedad de la información y de la tecnología ha propiciado la rápida proliferación de ventas y todo tipo de negocios a través de la red.

Sin duda alguna, la posibilidad de adquirir bienes y servicios sin moverse de casa, comporta una evidente ventaja, debido a la comodidad así como las infinitas posibilidades de elección entre distintos ofertantes.

No obstante, aparejada a este tipo de operaciones nos encontramos en ocasiones con la figura del ENGAÑO, quizá amparada en el anonimato y la falta de inmediatez entre ofertante y comprador. En todo caso, la estafa cibernética no deja de ser una variante de reciente aparición de lo que tradicionalmente se ha conocido como ESTAFA en términos jurídicos.

Asimismo, se ha de tener en cuenta que no todo engaño derivado de una compraventa o una prestación de servicios puede tener la consideración de estafa, en base al principio de intervención mínima del Derecho Penal.

Por su gravedad, debemos mostrar, en primer lugar, la división que el Código Penal hace del ilícito estafa en función de la cuantía de lo estafado. Así, el artículo 623.4 del Código Penal, determina que serán reos de FALTA DE ESTAFA los que cometan el hecho típico que posteriormente analizaremos, siempre que la cuantía de lo estafado no supere los cuatrocientos euros. En recibimos G. Varela Abogados diariamente un gran número de consultas relacionadas con estas pequeñas estafas. Desafortunadamente, si bien la Administración de Justicia dispone los medios necesarios para la defensa de sus intereses, no son pocos los casos en los que por hastío o desconfianza el ciudadano no llega hasta el final del camino.

Sin embargo, la experiencia nos indica que el estafador cibernético lleva a cabo el hecho típico en más de una ocasión, existiendo una pluralidad de perjudicados. Por ello, recomendamos a nuestros clientes y lectores hacer un pequeño rastreo en la red, con el fin de encontrar a otras víctimas del mismo estafador. Con ello, lo que de modo aislado pudiera suponer una leve sanción para el sujeto activo, podría llegar a tener la consideración de delito continuado, permitiendo, de esta manera que por parte de los Juzgados y Tribunales se imponga un reproche penal de mayor consideración.

 Asimismo, desde G. Varela Abogados recomendamos a nuestros lectores que antes de formalizar una compra o cualquier operación que suponga disposición patrimonial por internet, se haga una pequeña búsqueda acerca del vendedor u ofertante puesto que en la red circula mucha información acerca de su fiabilidad en operaciones anteriores.

Ello nos lleva a mencionar el contenido de los artículos 248 y siguientes del Código Penal, los cuales relacionan los distintos tipos de DELITO DE ESTAFA.

Varios son los elementos que constituyen el tipo del delito de estafa, siendo imprescindible la concurrencia de todos ellos para la aplicación del tipo delictivo. A modo de ejemplo, y resultando más ilustrativo mostrar un “trabajo de campo”, reflejamos la siguiente querella, formulada como consecuencia de un delito de estafa común (no cibernético) recientemente presentada ante los Juzgados de Madrid por G. Varela Abogados.

AL JUZGADO DE INSTRUCCIÓN DE MADRID QUE POR TURNO DE REPARTO CORRESPONDA

DON JOSÉ ANDRÉS PERALTA DE LA TORRE, Procurador de los Tribunales y de SIEMPRE DE FIESTA, S.L., con C.I.F. B-9999999, tal y como acredito por medio de Poder General para Pleitos con facultades especiales que como DOCUMENTO 1 acompaño, y bajo la defensa técnica del Letrado del ICAM José Miguel Serrano Gutiérrez  ante el Juzgado comparezco, y como mejor proceda en Derecho, DIGO:

 Que por medio del presente escrito y al amparo de lo establecido en el artículo 24 de la Constitución Española y 270 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal se ejercita el derecho a obtener la tutela judicial efectiva de sus derechos interponiendo QUERELLA CRIMINAL con fundamento en las siguientes circunstancias

 – I –

Se interpone ante el Juzgado de Instrucción de Madrid por ser el competente para conocer de los hechos que esta parte reputa delictivos, al cometerse y producir dichos hechos los efectos en la ciudad de Madrid (art. 14.2 LECrm).

 – II –

El querellante es SIEMPRE DE FIESTA, S.L., con C.I.F. B-9999999.

– III –

Los querellados son:

 – ALFREDO MONTOYA DOMÍNGUEZ, mayor de edad, con N.I.F. 00.000.000-Z y domicilio conocido a efecto de notificaciones en (28006) Madrid, Avenida de la Gominola, nº 100.

 – JOSÉ LUIS SEVILLA ACUSADO, mayor de edad, con N.I.F. 11.111.111-W y domicilio conocido a efecto de notificaciones en 28006) Madrid, Avenida de la Gominola, nº 100.

 – IV –

Los hechos que dan lugar a la interposición de la presente querella son los siguientes:

 En fecha 25 de abril de 2012, mi mandante, SIEMPRE DE FIESTA, S.L., por medio de sus dos administradores mancomunados, suscribió documento con los querellados, por medio del cual SIEMPRE DE FIESTA, S.L. entregaba una señal de 6.000,00 € a los mismos, a cuenta del traspaso de local de negocio sito en Pozuelo de Alarcón (Madrid), Calle After Hour, discoteca “LA NORIA 2”.

 En dicho documento, ambos querellados, Sr. MONTOYA DOMÍNGUEZ y Sr. SEVILLA ACUSADO actuaban como INTERMEDIARIOS CON MANDATO DE GESTIÓN por parte de la propiedad del negocio.

Se acompaña, como DOCUMENTO 2, contrato de señal de fecha 25 de abril de 2012.

Las condiciones del acuerdo, a los efectos que nos ocupan, eran las siguientes:

Precio de cesión del negocio con todos los enseres y maquinaria existentes en el local 60.000,00 € (SESENTA MIL EUROS).

Renta mensual de 2.050,00 € (DOS MIL CINCUENTA EUROS).

Dichas condiciones ofertadas por los querellados eran requisito sine qua non para que mis mandantes resultasen convencidos de que el negocio jurídico de adquisición del negocio fuera llevado a cabo.

Semanas después de haber suscrito el documento de señal y haber desembolsado la cantidad de seis mil euros a los querellados, mis mandantes se pusieron en contacto con la propietaria del negocio que tenían intención de adquirir, DOÑA MARÍA ANTONIETA NAPOLEÓN RÍOS, en su calidad de legal representante de “ME JUBILO, S.L.”, a los efectos de que la misma les explicara cuál era el funcionamiento del mismo y adquirir el know how correspondiente.

Cuál fue su sorpresa cuando, en el hilo de la conversación, mis mandantes comentaron con la Sra. NAPOLEÓN cuáles eran las condiciones del contrato que habían suscrito con los querellados, Sres. MONTOYA DOMÍNGUEZ y SEVILLA ACUSADO.

En ese momento, Doña MARÍA ANTONIETA expuso que el contrato de mandato de gestión que tenía firmado con los querellados nada tenía que ver en cuanto a condiciones económicas con el que mis mandantes suscribieron en fecha 25 de abril de 2012 y que, con dichas condiciones jamás hubiera traspasado su negocio.

Así las cosas, entregó copia del documento de mandato de gestión que la misma había suscrito con los aquí querellados, entre cuyas condiciones caben destacar las siguientes:

 – El Precio de cesión del negocio ascendía a la cantidad de 98.000,00 € (NOVENTA Y OCHO MIL EUROS)

Renta mensual de 2.500,00 € (DOS MIL QUINIENTOS EUROS).

Se acompaña, como DOCUMENTO 3, contrato de mandato de gestión suscrito entre Doña MARÍA ANTONIETA NAPOLEÓN RÍOS en su calidad de legal representante de “ME JUBILO, S.L.” y los querellados, de fecha 14 de junio de 2011, con las condiciones antedichas.

Como se puede observar de la lectura de ambos contratos, las condiciones pactadas por parte de los intermediarios comerciales con una y otra parte en nada se asemejan, existiendo diferencia de más de un 50% en el precio del traspaso, así como una diferencia de casi un 30% en el precio de la renta mensual.

Tras tener conocimiento de estos hechos, mis mandante se pusieron en contacto con los querellados, a los efectos de que se produjera la devolución de las cantidades entregadas en concepto de señal, negando éstos en todo momento la suscripción de contrato alguno con la propiedad del negocio en las condiciones antedichas, lo que, a la vista del documento y firmas que en el mismo obran, constituye una falsa afirmación.

– V –

Los hechos anteriormente descritos, imputables a los querellados, son indiciariamente constitutivos de:

a)     Un delito de ESTAFA, previsto y penado en el artículo 248 del C.P.

En base a lo anterior, concurren en el presente supuesto de hecho las características requeridas por la Jurisprudencia a los efectos de que el comportamiento de los querellados sea considerado como estafa, a saber:

1.- ENGAÑO PRECEDENTE O CONCURRENTE: Resulta evidente la existencia de un engaño precedente y concurrente, por cuanto los querellados ofertaron a mis mandantes el local de negocio a un precio de traspaso y renta mensual de todo punto irreales y que en modo alguno tenían que ver con las condiciones pactadas con la propietaria del negocio, tal y como hemos acreditado documentalmente.

2.-ENGAÑO BASTANTE: El engaño tiene la consideración de bastante y efectivo, toda vez que los querellados, Sres. MONTOYA DOMÍNGUEZ y SEVILLA ACUSADO se constituyen en el mercado como marca en la intermediación de operaciones comerciales de negocios de hostelería, a través de su página web www.intermediariosdisco.com, por lo que difícilmente mis mandantes podrían haber pensado que estaban siendo objeto de un engaño.

3.- ERROR EN EL SUJETO PASIVO DEL DELITO: Como indicamos, dicho engaño bastante produjo el error en mi mandante SIEMPRE DE FIESTA, S.L., que suscribió contrato de señal, con abono de cantidades, en la esperanza de poder hacerse con un local de negocio en unas condiciones pactadas, las cuales, a la postre, resultaron ser falsas.

4.- PERJUICIO PATRIMONIAL: Como consecuencia del error producido en mis mandantes a raíz del engaño urdido por los querellados, SIEMPRE DE FIESTA, S.L., entrego a los Sres. MONTOYA DOMÍNGUEZ y SEVILLA ACUSADO la cantidad de 6.000,00 €, que a día de hoy sigue en su poder y no ha sido reintegrada a la sociedad.

5.- ÁNIMO DE LUCRO POR PARTE DE LOS QUERELLADOS, que se han apropiado, a través de la firma del contrato de señal, de la cantidad de 6.000,00 €.

A efectos del esclarecimiento y comprobación de los hechos que son objeto de este escrito de querella, esta parte viene a proponer la práctica de las siguientes diligencias de prueba, sin perjuicio de las que puedan acordarse por este Juzgado al respecto.

– M E D I O S  D E  P R U E B A –

I.- INTERROGATORIO DE LOS QUERELLADOS, ALFREDO MONTOYA DOMÍNGUEZ Y JOSÉ LUIS SEVILLA ACUSADO.

II.- TESTIFICAL, consistente en que se cite a:

 – DOÑA MARÍA ANTONIETA NAPOLEÓN RÍOS, mayor de edad, con N.I.F. 66.666.666-B y con domicilio conocido a efecto de notificaciones en Las Rozas de Madrid (Madrid), Calle Diáspora, 14, en su calidad de legal representante de “ME JUBILO S.L.”

III.- DOCUMENTAL, consistente en que se requiera a DOÑA MARÍA ANTONIETA NAPOLEÓN RÍOS mayor de edad, con 66.666.666-B y con domicilio conocido a efecto de notificaciones en Las Rozas de Madrid (Madrid), Calle Diáspora, 14, a los efectos de que aporte el original del contrato suscrito entre la misma y los querellados, de fecha 14 de junio de 2011.

SUPLICO AL JUZGADO, que teniendo por presentado este escrito, en nombre de mi mandante, se sirva admitir esta QUERELLA CRIMINAL y tenerme por parte en el procedimiento que se incoe, por entender que existen motivos suficientes para deducir que se han cometido ilícitos penales, merecedores de la instrucción que se solicita, procediéndose a la práctica de las diligencias que se interesan, y sin perjuicio de cualesquiera otras que se consideren pertinentes, y demás efectos legalmente pertinentes.

 Por ser Justicia que pido en Madrid, a 15 de octubre de 2012.

Son, por tanto y tal y como acabamos de ver, cinco los elementos conformadores del delito de estafa:

1.- Engaño precedente o concurrente.

2.- Engaño bastante.

3.- Error en el sujeto pasivo.

4.- Perjuicio patrimonial para el sujeto pasivo.

5.- Ánimo de lucro.

Como vemos, cada caso merece especial análisis y estudio, en orden a determinar si la desilusión que nos hemos llevado porque el producto que nos vendieron no es el que esperábamos, adolece de muchos defectos que nuestro vendedor no nos puso de manifiesto o si entregamos una entrada para un piso y el vendedor desapareció, es constitutivo o no de un delito de estafa.

Desde G. Varela Abogados, con Despacho en Madrid y servicio en toda España, nos ponemos a su disposición para atender cualquier consulta relacionada con la temática de la entrada o cualquier otra duda de naturaleza jurídica. Asimismo, les animamos a contactar con nosotros si precisan de asistencia o desean que intervengamos en la defensa de sus intereses.

correo electrónico info@gvarelaabogados.com

página web www.gvarelaabogados.com

teléfono 609 636 894

Síguenos en Twitter (@GVarelaAbogados ) y en Facebook (G. Varela Abogados)

José Miguel Serrano Gutiérrez

Letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid nº 77.796

El derecho de defensa de un detenido o imputado

Dos copas de más mal llevadas, el final de una manifestación que erróneamente prometía ser pacífica, la histeria colectiva en medio de un concierto que acaba en asalto a la barra del bar, o una denuncia falsa… Desafortunadamente ningún ciudadano, por correcto que sea su comportamiento a lo largo de toda su vida, se encuentra libre de ser objeto de detención y / o imputación por la comisión de un presunto delito, de la naturaleza que éste fuere.

En un país con más de cincuenta millones de habitantes y con decenas de miles de procedimientos judiciales tramitados a lo largo del año, en G. Varela Abogados entendemos que es básico dar a conocer cuáles son nuestros derechos.

El primero de ellos, consagrado como Derecho Fundamental en el artículo 17 de la Constitución Española, es el derecho a la libertad.

Pero como España se constituye en un Estado de Derecho, dicha libertad puede y debe tener una serie de límites, tanto de carácter sustantivo como formal, regulados todos ellos por Ley y que encuentran su acomodo, principalmente, en el mantenimiento del orden público, así como en la libertad de los demás.

Dejando a un lado los supuestos de detención ilegal, cuya comisión está tipificada como delito en el Código Penal, nos centraremos en ilustrar a nuestros lectores acerca de cuáles son los derechos que le asisten en caso de ser detenidos por parte de la Policía y posteriormente trasladados a presencia judicial. Momentos de nerviosismo y tensión para la mayoría, que serán más llevaderos conociendo cómo debemos actuar.

Por lo que respecta a la regulación legal de la del derecho de defensa y la detención, debemos atender al contenido de los artículos 118 y siguientes, el artículo 489 y siguientes, así como el artículo 520 y siguientes de la vigente Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Por norma general, solo determinadas Autoridades y los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado podrán (deberán) detener a un ciudadano como sospechoso de la comisión de un delito.

No obstante, cualquier particular se verá facultado para realizar una detención, siempre que las circunstancias así lo indiquen, única y exclusivamente en los siguientes supuestos:

– Al que intentare cometer un delito, en el momento de ir a cometerlo.

– Al delincuente in fraganti.

– Al que se fugare del establecimiento penal en que se halle extinguiendo condena.

– Al que se fugare de la cárcel en que estuviere esperando su traslación al establecimiento penal o lugar en que deba cumplir la condena que se le hubiese impuesto por sentencia firme.

– Al que se fugare al ser conducido al establecimiento o lugar mencionado en el número anterior.

– Al que se fugare estando detenido o preso por causa pendiente.

– Al procesado o condenado que estuviere en rebeldía.

Sentado lo anterior, es el momento de ver el prisma desde el punto de vista del detenido:

Uno de los derechos primordiales y básicos que le asisten a todo detenido es CONOCER LOS MOTIVOS DE SU DETENCIÓN. Nadie podrá ser privado de su libertad sin que, de la manera que le sea comprensible, le sean explicadas las razones de tal privación de libertad. Dichos motivos, para que se observe la legalidad de la detención, han de basarse en exclusivamente en la existencia de indicios acerca de la comisión de un DELITO por parte del detenido.

En la práctica, solamente debe producirse la detención de un ciudadano sospechoso de haber cometido una falta, cuando no exista domicilio conocido.

Asimismo, existe un DOBLE LÍMITE TEMPORAL a la privación policial de libertad a un ciudadano, previsto ya en el propio artículo 17 de la Constitución Española. En tal precepto, se determina que la privación de libertad por detención, deberá durar EL TIEMPO ESTRICTAMENTE NECESARIO para la realización de las averiguaciones tendentes al esclarecimiento de los hechos, no pudiendo sobrepasar, en todo caso, el límite de SETENTA Y DOS HORAS, antes de la puesta en libertad o puesta a disposición judicial. Dicho límite podrá ser ampliado un plazo adicional de cuarenta y ocho horas en supuestos de sospechosos por terrorismo o banda criminal organizada.

En la práctica, la detención policial, salvo contadas excepciónes, raramente suele ser superior a las veinticuatro horas, cuarenta y ocho a lo sumo.

A lo largo de las horas que abarca la detención, son varias las diligencias que la Policía está obligada a realizar.

Entre ellas, y por lo que respecta al detenido, la más importante, por lo que conlleva, es la TOMA DE DECLARACIÓN acerca de los hechos investigados.

Debemos poner de manifiesto que para dicha toma de declaración resulta OBLIGATORIA LA ASISTENCIA DE ABOGADO. Nadie puede declarar sin la presencia de un Letrado que le asista, siendo éste por designación particular o adscrito al Turno de Oficio.

Éste, quizá, sea el derecho más importante que asiste a un detenido, por cuando el profesional estará en condiciones de poder aconsejar y asesorar convenientemente acerca de sus derechos aledaños al propio detenido.

Cobran especial importancia estos derechos, los cuales constituyen la efectiva defensa de un detenido o imputado en un procedimiento judicial, por cuanto los mismos se encuentran reconocidos por la Ley de Enjuiciamiento Criminal, desarrollo y consecuencia de lo previsto en el artículo 24 de la Constitución Española.

Estos derechos son:

1.- Durante la DETENCIÓN:

– Como indicábamos anteriormente, CONOCER LOS MOTIVOS DE LA DETENCIÓN.

– Que nuestra DETENCIÓN SEA COMUNICADA A LA PERSONA QUE DESIGNEMOS (familiar, amigo, etc), así como el lugar donde nos encontramos detenidos.

DESIGNAR ABOGADO PARTICULAR DE SU ELECCIÓN O, EN SU DEFECTO, ABOGADO DE OFICIO, el cual DEBERÁ ENCONTRARSE PRESENTE DURANTE LA DECLARACIÓN Y LAS DILIGENCIAS DE IDENTIFICACIÓN (rueda de reconocimiento). Únicamente podrá renunciarse a la asistencia letrada durante la detención para supuestos de delitos contra la seguridad vial.

Asimismo, y tras la toma de la primera declaración, detenido y abogado tendrán derecho a mantener una entrevista reservada, sin la presencia de Agentes.

Al respecto del derecho que nos ocupa, resulta imprescindible poner de manifiesto que existe la posiblidad de que sea decretada la INCOMUNICACIÓN del detenido, en cuyo caso el derecho a la desginación de abogado particular no le asistiría hasta tanto cese tal situación de incomunicación. En tal supuesto, al detenido le será desginado abogado del Turno de Oficio.

SER RECONOCIDO POR FACULTATIVO O MÉDICO FORENSE a lo largo de cualquier momento de la detención.

– Para ciudadanos extranjeros, INFORMAR A LA OFICINA CONSULAR DEL PAÍS QUE SEA NACIONAL EL DETENIDO acerca de la detención.

– Igualmente, y derivado del primero de los derechos SOLICITAR LA ASISTENCIA DE INTÉRPRETE.

– Si, por un casual, la detención policial se alargase en el tiempo más allá de lo estrictamente necesario, nos asiste el derecho de solicitar ser inmediatamente llevados a presencia judicial, a través del procedimiento de HABEAS CORPUS.

– Finalmente, nos asiste el DERECHO A NO DECLARAR, así como NO CONTESTAR A ALGUNA O ALGUNAS DE LAS PREGUNTAS QUE SE REALICEN o a manifestar que ÚNICAMENTE DECLARAREMOS ANTE EL JUEZ. NADIE NOS PUEDE OBLIGAR A DECLARAR. Vemos cómo GUARDAR SILENCIO se constituye como un derecho básico de defensa.

DERECHO A NO DECLARAR CONTRA SÍ MISMO Y A NO DECLARARSE CULPABLE.

En G. Varela Abogados aconsejamos que, en supuestos de detención policial, nuestros lectores se dejen asesorar por el Letrado que les asista acerca de qué resulta más conveniente en cada momento. Y ello debido a una razón: NUNCA EN FASE POLICIAL, ni detenido ni Letrado tendrán acceso a las actuaciones, por lo que resulta imposible conocer cuáles son las diligencias que se han llevado a cabo hasta el momento, así como qué datos puede conocer la Policía.

2.- Ante el JUEZ:

A los Derechos anteriormente descritos. y que conforman gran parte del derecho de defensa, deberemos añadir los que, por sus características, podremos ejercer ante la Autoridad Judicial.

Así, el Juez, como garante de la observancia de las garantías legales y constitucionales, debe hacer valer, en todo momento, y hasta que se dicte Sentencia, el tan manido y, a su vez, vejado,  DERECHO A LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA. A este respecto, la nota de no culpabilidad debe rezarse de todo ciudadano hasta que exista SENTENCIA FIRME que indique lo contrario.

Por otro lado, indicábamos anteriormente que en fase policial ni detenido ni abogado podrán tener acceso al Atestado o actuaciones que se hayan llevado a cabo hasta el momento.

– No ocurre lo mismo en fase judicial, donde LAS ACTUACIONES, salvo que las mismas sean declaradas secretas, DEBERÁN SER PUESTAS A DISPOSICIÓN DEL LETRADO, para que el mismo pueda ilustrarse acerca de las diligencias celebradas. Tal derecho asiste incluso en momentos anteriores a la toma de declaración por parte de la autoridad Judicial.

– Asimismo, en fase judicial, y mientras dure el procedimiento, el imputado tiene DERECHO A SER ESCUCHADO EN DECLARACIÓN CUANTAS VECES LO DESEE.

– Revistiendo el papel del Abogado el carácter de “designación por confianza“, el imputado tiene DERECHO A CAMBIAR DE ABOGADO CUANTAS VECES CONSIDERE OPORTUNO a lo largo del procedimiento.

DERECHO A OBTENER RESOLUCIONES MOTIVADAS Y FUNDADAS EN DERECHO A TODAS LAS PETICIONES RELACIONADAS CON EL PROCEDIMIENTO. Desde una solicitud de diligencias, hasta una petición de archivo, el imputado tiene derecho a saber cuál es el fundamento jurídico de su situación en cada momento.

– Por último, siendo éste, desde el punto de vista del que suscribe, como profesional del Derecho, quizá una de las claves del derecho de defensa, el imputado y, en este caso, el Abogado que le asiste, tiene DERECHO A SOLICITAR LA PRÁCTICA DE CUANTAS DILIGENCIAS DE INSTRUCCIÓN CONSIDERE OPORTUNAS para el efectivo derecho de defensa.

Desde G. Varela Abogados, con Despacho en Madrid y servicio en toda España, deseamos que ninguno de nuestros lectores se vea en la incómoda situación de ser detenido o imputado por la comisión de un presunto delito. No obstante, y si ello ocurriera, ponemos a su disposición los mejores abogados penalistas, garantizando la mejor de las asistencias y una defensa intachable. Asimismo, les animamos a contactar con nosotros por cualquiera de los siguientes medios para la resolución de dudas o consultas de cualquier tipo.

Su defensa, nuestra satisfacción.

correo electrónico info@gvarelaabogados.com

página web www.gvarelaabogados.com

teléfono 609 636 894

Síguenos en Twitter (@GVarelaAbogados ) y en Facebook (G. Varela Abogados)

José Miguel Serrano Gutiérrez

Letrado del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid nº 77.796